"La bailarina es una manifestación fisica de la música"

La danza como expresión de sentimientos

La mujer de hoy esta inmersa en una sociedad cambiante, y cuenta con características propias que la diferencian y la distinguen en su forma de pensar, y también en la de bailar. Así, se enfrenta al baile con una gran alegría, lo que convierte su experiencia en un hermoso viaje entre el movimiento y la música, renueva la sangre de sus arterias y le hace encontrar solaz y olvido para sus preocupaciones diarias.

Ella se transforma con el movimiento, pues despierta en su interior los sentimientos y sensaciones ocultas; casi olvidadas, mientras se relaja la tensión acumulada en su cuerpo.

La mujer danza con sus más profundos sentimientos, dejando escapar lo que encierra en su interior como un volcán. Parece haber esperado durante largo tiempo para dejar que su cuerpo expresara sin palabras sus más ardientes secretos.

En su danza, está encerrada la profundidad de los proverbios, la magnificencia de la magia y las mayores paradojas: dolor, amor, esperanza, alegría, reto, liberación de ataduras y una llamada a la libertad. Este baile encierra el amor de la mujer por el hombre oriental y su odio hacia él, la tristeza, la alegría, la belleza, la inocencia, la terquedad, el perdón, la docilidad, el rencor y los celos.

El encanto de este baile y su belleza se muestra a menudo en los cambios que afectan repentinamente a quien la ejecuta, que no tiene que ser necesariamente una especialista en baile. Dichos cambios se manifiestan en el comportamiento de la misma, en las relaciones que mantiene con su entorno y en otros elementos de orden corporal y espiritual. La personalidad de cada mujer se muestra clarísimamente en cada movimiento que se realiza: actúa de una forma más audaz, se siente más segura de sí misma y cambia el temor por la valentía en un corto período.

Muchas se han detenido en los primeros pasos de la danza del vientre con el rostro enrojecido de vergüenza sintiendo ansiedad, miedo. Pero estas sensaciones desaparecen inmediatamente ya que, a pesar de que en las primeras clases la timidez es una traba con la que hay que contar, pronto la alumna descubre grandes cosas en la práctica de esta danza.

La danza del vientre es, por tanto, una bella jornada con el espíritu, que expresa las posibilidades escondidas dentro del cuerpo.


La danza mágica del vientre- Shokry Mohamed

jueves, 21 de abril de 2011

DANZA CON ELEMENTOS




Danza del Sable: La danza del sable es originaria de la danza marcial tradicional de Egipto: "El Ard", que es realizada por hombres que llevan los sables listos para pelear, mientras bailan. Implica balancear el objeto sobre la cabeza, cadera, estómago, hombros, etc. Es una danza de equilibrio, con movimientos lentos y precisos.
También se cree que la amada del hombre que iba a la guerra bailaba con su espada ante él, para darle buena suerte en la lucha.






La danza del candelabro: En Egipto existía la costumbre de encender velas alrededor de una muñeca de barro cocido, teniendo su origen en las danzas antiguas. Las bailarinas imitarían al candelabro mismo sujetando las velas alrededor de sus ropas como los antiguos candelabros árabes de bronce en forma de cono o de rectángulo con los lados cerrados. La luz de las velas siempre se relacionó con lo sagrado. Hoy se representa esta danza en las bodas, se danza con él sobre la cabeza iluminando el camino de los recién casados. La danza del candelabro tiene relación con las conmemoraciones más felices (bodas, nacimientos, cumpleaños).




 
 La danza del velo: la danza de velo como se la conoce hoy en día, se introduce en los escenarios durante el siglo XX, añadiendo una faceta etérea y misteriosa en la danza. 
En la bailarina, representa todo aquello que yace oculto. Es un elemento que contiene mucha seducción. Ella juega con él, se cubre y se descubre ocultando su belleza.




La danza del cántaro: Es una danza femenina que representa el andar de las
mujeres que salen de sus casas hacia el río a lavar ropa. En sus quehaceres cotidianos las mujeres aprovechan para distenderse cantando y bailando, llevando consigo cántaros de barro. Estos comportamientos fueron llevados al teatro imitando la acción de trasladarse al río, llenar el cántaro con agua, vaciarlo, refrescarse, lavar ropa, jugar con el agua, etc.
Actualmente se ha estilizado como una danza de destreza en la que la bailarina se mueve haciendo equilibrio con el cántaro colocado en la cabeza.



La danza del bastón: Los hombres del Said siempre van acompañados de su bastón, elemento utilizado en el campo que sirve como arma de pastoreo y defensa. Esta danza habría comenzado con los hombres, siendo una danza de lucha (el Tahtib), para luego ser tomada por las mujeres. La versión femenina de la danza con bastón se denomina Racks Al Assaya, es de carácter suave y femenino, y con ella la mujer incursiona en el mundo masculino mostrando el poder y la fuerza que ella también tiene. De otra manera, la danza del bastón forma parte de los festejos del pueblo.Esta danza se baila con el ritmo saidi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada